El taladro
Las paredes ceden.

Y las flechas tatuadas
señalan caminos
a escoger.

Bienaventurado
el dueño del taladro
que hace
la elección correcta.

Otra vez ese ruido.

Bendito.

Maldito.


 

a

VOLVER  A  FOTOGRAFÍAS           <<< FOTOGRAFÍA ANTERIOR           FOTOGRAFÍA SIGUIENTE >>>