El asesino del adagio
Soy un asesino.

He crucificado la calma.

Ese tesoro divino.

Lo hago cada mañana.

Mientras me afeito.

Corriendo.

Corriendo.

Presto.

Dios mío,
perdóname
porque no sé lo que hago.


VOLVER  A  FOTOGRAFÍAS          <<< FOTOGRAFÍA ANTERIOR           FOTOGRAFÍA SIGUIENTE >>>